Si por algo se conoce a Zalamea de la Serena, eso es sin duda, por su trayectoria histórica, yacimientos tartésicos, el Dístylo, el castillo, los edificios religiosos y la obra sobre su famoso alcalde, escrita por Calderón de la Barca.

Sin embargo esta localidad de alrededor de 5000 habitantes siempre ha estado muy identificada con la artesanía, lo que le ha supuesto durante décadas una importante base económica. Mientras en la mayoría de los pueblos de la Serena, los antiguos oficios se han ido perdiendo en la villa de Zalamea se la continua distinguiendo por su importancia manufacturera e industrial, y es en este apartado donde destaca la fabricación de navajas y cuchillos.

Historia del Alcalde de Zalamea.

El primer Alcalde de Zalamea se representó el 12 de Mayo de 1636. En el siglo XVII las obras se hacían para ser representadas ante el público y no escritas ya que la mayoría de la población era analfabeta. Las impresiones eran muy costosas por la tinta y el papel y si la obra se llegaba a imprimir sólo se realizaba una única copia llamada incunable.

Así, esta obra se publica por primera vez en 1.651 con el título de "EL GARROTE MÁS BIEN DADO", recibiendo el título de “El Alcalde de Zalamea” desde 1.683.

Hidalgo, cortesano y protegido por la aristocracia, Calderón no tiene nada de extraño que viniera a Zalamea invitado por los Condes propietarios de La Mata, encinar en donde ocurrió la tragedia. La estancia de Don Pedro Calderón de la Barca (dramaturgo elogiado por Lope en 1.630 y palaciego y cortesano hasta 1.640) en Zalamea, debió de ser hacia 1.642, tras haber recibido licencia militar absoluta y premio de 30 escudos de sueldo mensuales, tal vez antes de ir a vivir a Alba de Tormes.

El dramaturgo ubica la trama de su célebre obra en los marcos de un suceso histórico verídico: la invasión militar que Felipe II de España lanzara sobre Portugal en 1578, tras la muerte del rey portugués Sebastián, caído en la batalla en África, en una guerra contra los moros. La invasión es exitosa y España se anexa a Portugal por los próximos 60 años (1580-1640). Personajes como D. Lope de Figueroa fueron tomados directamente de la realidad histórica.

Existe una comedia anterior, atribuida a Lope de Vega y con el mismo nombre que en un principio: El garrote más bien dado, que se basa en el mismo suceso histórico.

Ya en el siglo XX, más concretamente el 13 de septiembre de 1.925, se rinde homenaje a Pedro Crespo. En 1.930 la compañía de Ricardo Calvo representa en Arribalavilla la obra de "El Alcalde de Zalamea". Años más tarde, la proyección de la película de “El Alcalde de Zalamea” fue un rotundo éxito.

Un nuevo hito en la historia de esta representación teatral viene de la mano del mismísimo Fernando Fernán-Gómez, genio y figura, quién a principios de la década de los ochenta, acudió a Zalamea a representar la obra.

Un tiempo de silencio, la llegada de Miguel Nieto y su satisfacción al comprobar que El Alcalde de Zalamea estaba en el pueblo: Isabel, Pedro Crespo, Juan, Inés, Don Mendo, La Chispa, soldados, villanos/as, así hasta más de 350 vecinos, convertidos en actores.

Monumentos

Dístylo Romano
Fue construido hacia el año 103, considerado como una de las joyas de la arquitectura del Imperio Romano en la Península. Mide 23,23 metros de Altura, es el más alto y antiguo del mundo.

Castillo de Arribalavilla
Castillo medieval, junto al Palacio de los Zúñigas. Se encuentra en medio de la Villa, tiene cuatro torres, tres cilíndricas (La higuera, la oscura y mocha) y una heptagonal la del homenaje (llamada de Carlos V). No se puede establecer estilo definido al haber sido reconstruido varias veces.

Pórtico Real Capilla Santísimo Cristo de la Quinta Angustia.
Fue construido en el año 1606, el templo hermosamente decorado, lo preside la gloriosa imagen del Cristo de la Quinta Angustia. Su magnífico pórtico estuvo franqueado por una verja de hierro. La Real Capilla de una sola nave de estilo Herreriano, destacan sus artesanados en madera, un bello relieve en mármol sobre la pila de bautismo y la azulejería del siglo XVII.